Ricardo Ehrlich

ATANDO Y DESATANDO CABOS

La obra de arte evoca o provoca sensaciones, sentimientos, emociones, por lo que nos trae a la memoria o motiva a descubrir. Puede agotarse en el momento, fundiéndose con otras, quedando no disponible para la evocación, dejando lugar a una nueva primera vez, o encuentra un eventual punto de resonancia en un tiempo y en un itinerario personal.

Entonces, más allá de la interpelación estética, nos interroga y nos hace buscar respuestas. Pero cuando nos conmueve realmente, haciéndonos vibrar cuerdas íntimas, muchas de aquellas que los variados caminos en el aprendizaje de la vida nos llevan a proteger u ocultar —tanto frente al otro como frente a nosotros mismos—, allí, la obra de arte no nos hace buscar respuestas sino sentidos.

La obra de Manuel Aguiar invita así a un itinerario estético y espiritual y nos propone con suavidad, discretamente, esa búsqueda personal que los tiempos cotidianos frecuentemente acotan y postergan, de un sentido, de sentidos, a través de las preguntas esenciales que acompañan nuestro recorrido por la vida.

El artista comparte con nosotros su propio recorrido vital a través de su obra, sus búsquedas, sus puntos de partida, sus puntos de llegada, que abren, que nos abren y nos desafían a nuevas búsquedas. La muestra que se presenta en el Museo Nacional de Artes Visuales atraviesa tiempos y espacios diversos. Las obras, con sus huecos, sus signos, sus silencios, las sugerentes cuerdas dibujando formas en un plano, deshilachadas o enroscadas en maderos tallados por el mar, se nos aparecen como señales en un camino.

Ricardo Ehrlich

Ministro de Educación y Cultura

Minister of Education and Culture